De dos a tres caídas… La historia de la Lucha Libre en México

Aunque parezca que su historia es reciente, la lucha libre tiene su origen desde los griegos, adoptada posteriormente por los romanos, justamente con la lucha grecorromana, este tipo de eventos se hacían en representación y conmemoración de festividades religiosas. Siendo las Olimpiadas griegas el mejor ejemplo.

En los juegos de la 18ª Olimpiada, se introdujo la lucha libre  (708 A. C.), se necesitaba derrotar al adversario a base de llaves, obligándolo a  tocar el suelo con sus dos hombros, tres veces. Para las clasificaciones solamente se tomaban en cuenta si eras adulto o joven. No importaba que tu oponente fuera más alto o más pesado, debías compensarlo siendo más rápido y ágil.

Con el paso del tiempo la lucha libre traspasó generaciones y culturas hasta llegar a nuestros días, incluso, aunque su origen no es mexicano, se ha convertido en un distintivo nacional.

Se dice que con la intervención francesa llega la lucha libre a México, pero fue hasta 1910 que en la capital mexicana se dio un espectáculo  y comienza a cobrar la forma que hoy conocemos. Dicho proyecto, fue emprendido por Giovanni Relesevitch y Antonio Fournier, albergados en el Teatro Principal y Teatro Colón, respectivamente, destacando la figura del Conde Koma y Nabutaka. En 1921 llegó a territorio mexicano la compañía Constand le Marin, presentando al rumano Sond y León Navarro, dos años después regresó a México trayendo al japonés Kawamula junto con Hércules Sampson, actuando en el Frontón Nacional. En 1930 arribó a México George Gadfrey y el Sargento Russell.

 

Pese a dichas exhibiciones, las personas no se sentían identificadas con personajes extranjeros, además de no contar con un organismo regulador que propagara dicho deporte.

Es por ello que para algunos, el inicio de la lucha libre mexicana empezó el 21 de marzo de 1897 en Colotlán, Jalisco, natalicio del padre fundador de este deporte y de la primera Empresa Mexicana de Lucha Libre (EMLL), Salvador Lutteroth González, quien gracias a su labor se adopta la lucha libre como parte de la cultura mexicana

Salvador Lutteroth era Capitán Primero del Ejército Mexicano, luchando junto a Álvaro Obregón durante la Revolución Mexicana. En esa época presenció un evento de lucha libre que lo marcaría de por vida y fue con Francisco Ahumada con quien se integró para fundar la primer empresa de lucha libre en México, siendo la Arena México el sitio que podía cubrir sus necesidades para desempeñar dicha actividad.

Después de sufrir algunas reparaciones el 21 de septiembre de 1933 el Chino Archiu, el norteamericano Bob Sampson, el irlandés Cyclone Mackey y el mexicano Yaqui Joe, ofrecieron la primera función de lucha organizada por una empresa mexicana.

Primer cartel de la Lucha Libre
Primer cartel de la Lucha Libre

Se ofrecieron funciones en la Arena Nacional los jueves; y los domingos en la Arena México, sin embargo, un incendio dejo inutilizada la Arena Nacional, con ello, se dio a la tarea de construir la Arena Coliseo en la capital. La primera Arena México, tenía capacidad para mil 500 personas, donde después de ser remodelada alcanzó a albergar a 17 mil personas. Según datos de la CMLL la primera mascara que la Arena México vio caer fue la de El Gladiador a manos de El Santo.

Respecto a la Arena Coliseo se inauguró el 2 de abril de 1943 con una rotunda humillación de Tarzán López a El Santo, quien no ganó ni una caída.

Primer cartel de la Nueva Arena Coliseo
Primer cartel de la Nueva Arena Coliseo

El 7 de octubre de 1954  se realizó la última función en la Arena México, para después construir lo que se conoce como la Nueva Arena México, inaugurada el 27 de abril de 1956 cuya primera función tuvo a figuras como: El Santo, Médico Asesino, Rolando Vera, Blue Demon, Gladiador, Bobby Bonales, Gorilita Flores.

 

Otros sitios importantes para el desarrollo de la lucha libre durante la década de los cuarenta y cincuenta es la Arena Coliseo de Guadalajara, semillero de innumerables gladiadores, instruyéndose como la primer escuela de lucha libre, dirigida por el maestro Cuauhtémoc “Diablo” Velazco.

 

Después la EMLL cambió su nombre por el de Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL), que es como se conoce hasta la actualidad.

Otro de los hechos importantes para el desarrollo de la lucha libre, fue la creación de la Asistencia, Asesoría y Administración de Espectáculos (AAA), instituida en 1992 por el exluchador y promotor de la entonces EMLL, Antonio Peña Herrada, auspiciado por la cadena Televisa.

La primera función que realizó la AAA se llevó a cabo el 15 de mayo de 1992 en el auditorio “Benito Juárez” de Veracruz. Antonio de la peña dio vida a personajes como: Abismo Negro, Pentagón, La Parka, Mascarita Sagrada, entre otros.

 

Esta es parte de la historia que alberga la lucha libre en nuestro país y como se mencionó desde un inicio se ha convertido en un distintivo nacional que ha pasado de generación a generación, teniendo un gran auge en los últimos años. Familias enteras asisten constantemente, y entre gritos aplausos y diversión,  apoyan a su luchador favorito, sin importar si es técnico o rudo, pues como dijera La Parka:

“El ser luchador no es un drama, pero tampoco es una tarea fácil”.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *